close

Anthony Mascolo, más que un apellido legendario

Tal vez sea la exquisita técnica inglesa combinada con la rica cultura italiana
lo que hace de este peluquero un estilista diferente con muy buenas ideas, las que comparte en esta entrevista. Además, nos obsequia con una columna sobre el cliente masculino.

Su apellido respira peluquería. No es para menos ya que pertenece a la legendaria familia que fundó, no sólo un salón, sino un concepto profesional: Toni&Guy.

Anthony, de 57 años de edad, nació en Londres, hijo de Francesco y María Mascolo. El menor de cinco hermanos, cuatro de los cuales siguieron el camino de las tijeras.

“Creo que nunca me cuestioné sobre mi futuro porque nunca pensé en otra cosa que unirme al negocio familiar de la peluquería”, manifestó una vez cuando le preguntaron a qué se hubiese dedicado de no haber sido peluquero.

Dicho y hecho: cuando egresó de la secundaria ya era un peluquero formado y, como no podía ser de otro modo, se incorporó al staff de Toni&Guy que en ese momento estaba ubicado en el sur londinense y en donde ya trabajaban su padre y su hermano, Bruno.

Hoy, Anthony Mascolo es uno de los peluqueros más galardonados de Europa. No en vano es el Director Creativo Interna-cional de TIGI luego de haber liderado durante más de treinta años a los equipos profesionales más influyentes de Inglaterra, donde también fue premiado como mejor peluquero del año en tres oportunidades consecutivas.

-Usted ha estado en Argentina ¿Qué sensación le ha quedado de nuestro país?

-Desde ya que Argentina me parece un país muy hermoso. Diverso en su geografía y en sus climas. Con ciudades que cuentan con una arquitectura tan espectacular como inspiradora. Noté en Argentina que existe un gran caudal de información que luego, sus peluqueros, lo transforman en estilos y tendencias muy originales.

Por otra parte, como se sabe, provengo de una familia de origen italiana y, desde ese aspecto, sinceramente me sentí como en casa cuando estuve en Argentina. Sobre todo porque circula mucha idiosincrasia basada en la cultura mediterránea.

-Más allá de estos recuerdos… Usted, que ha recibido tantos y tan importantes premios a lo largo de su carrera ¿de qué le sirve a un peluquero o peluquera participar en torneos o certámenes profesionales?

-En mucho. En especial, se logra mejorar la técnica y la creatividad. Simplemente porque necestás saberte mejor y que te consideren el mejor. Entonces, sacás fuerza de donde no tenés para superarte.

anthony-mascolo-hair

Por todo esto creo que es importante que todos los peluqueros que quieran crear imágenes, se tomen su tiempo para entender lo que la fotografía logra. No hay que olvidarse que con la fotografía se rescata en dos dimensiones un trabajo que se proyecta en otras dimensiones como la sensación de volumen y la textura del cabello. Sobre todo en estos días en que con las computadoras y cámaras digitales se hace todo mucho más fácil. Hoy se puede ver de inmediato el resultado de la imagen creada y en función de eso se puede dirigir al modelo o corregir la iluminación, el estilismo, el maquillaje y la propia peluquería.

Fue en 1980 cuando Anthony Mascolo empezó a experimentar con la fotografía. Al mismo tiempo, su esposa Pat se inició en el arte del maquillaje. Pronto, la pareja se convierte en una fuerza creativa formidable. Anthony, por su lado, sigue creando colecciones fotográficas memorables, así como la creación de libros de enseñanza paso a paso que unen sus colecciones de imágenes con los programas de apoyo de formación de DVD.

-Ha dicho más de una vez que nunca se planteó ser peluquero sino que era algo totalmente natural dada la familia de la que provenía. Pero usted no sólo fue peluquero sino que ha obtenido, entre otros premios, tres veces consecutivas la distinción de ser el mejor peluquero británico del año ¿pensó en que iba a llegar a esto?

-Si y no. Es decir, cuando yo decidí dedicarme a la peluquería lo que quería y, por supuesto, quiero, es ser el mejor. Ahora, querer no es serlo. Pero claro que yo no sólo quise sino que trabajé mucho para ello. Y tampoco estuve solo. Estuvo y está mi hermano Bruno que siempre me anima e incentiva a que desarrolle mi creatividad. Está Pat, mi esposa, a mi lado siempre ayudándome a desarrollar ideas y a crear resultados increíbles. Es decir, yo quería pero no sabía que iba a llegar a este gran presente. Pero con todo el trabajo que le puse y la buena gente que me acompañó, era imposible no llegar…

-Su prestigio lo ha llevado a trabajar con verdaderas celebri-dades y modelos, qué tipo de famoso prefiere ¿las figuras públicas o los modelos?

-Tengo mucha experiencia en trabajar con famosos. Pero la mayoría de ellos han sido modelos. La diferencia con las personalidades que no son modelos es que ya vienen con una idea en la cabeza para su cabeza. Ya tienen su productor de imagen que es el que entrega la partitura para que yo la ejecute.

Con los modelos es muy diferente porque en ellos ejerzo mi propia creación. Entonces, cuando hago mis propios peinados o shoots puedo diseñar el pelo, la imagen, el tipo de luz, y el concepto en general. Y, la verdad, es así como más cómodo me siento para trabajar.

-¿Qué puede decirme de la inspiración?

-No sé si llamarla inspiración o apertura. Porque, en realidad, la inspiración llega de todas partes, pero es imprescindible que uno esté abierto a incorporar estas nuevas experiencias, estas nuevas ideas.

Yo me suelo inspirar en desfiles de moda, o en looks que veo por la calle, sobre todo gente joven, creativa y experimentada. También me inspiro en el arte, clásico y moderno; en películas, música, arquitectura… Lo importante es estar siempre receptivo a nuevas ideas.

Anthony-Mascolo1

-¿Podría darles un consejo a aquellos peluqueros o estilistas que acaban de empezar su carrera en este mundo?

-En primer lugar, que nunca pero nunca dejen de practicar, de entrenarse. La técnica es esencial porque quien domina por completo a la técnica puede, por momentos, dejar a sus manos a hacer para dejar volar su cabeza.

Otro punto esencial es que siga las tendencias culturales modernas. Se expresen estas a través de la moda, la música, el cine y redes sociales.

Tercero, que elija a un peluquero que admire y lo estudie en profundidad hasta descubrir qué es lo que lo hace diferente o especial en su trabajo.

-Usted fue director creativo, peluquero, hombre de negocios y fotógrafo. ¿Cuál de todas es la tarea que más le gusta?

-En realidad, me gusta todo lo que hago. Pero admito que disfruto mas cuando produzco trabajos creativos. Un espectáculo de peluquería, una sesión de fotos o desarrollar ideas para nuevos proyectos. Creo que cuando nos animamos a la creatividad nos animamos también a abrirnos y esto nos lleva a esa famosa inspiración que tanto se espera y a la que, hay que provocar, incitar y así generar una cadena de realimentación constante que nunca nos va a dejar sin ideas.

Anthony-Mascolo2

El hombre ya no es un cliente monótono

El hombre, como cliente masivo, ha dejado de ser un sujeto monótono en el salón. En los últimos años ha expandido su demanda y eso,
por lógica, nos beneficia. Pero, cuidado, porque si nuestro salón no está a la altura de esa demanda, todo esto puede jugar en contra.

Es importante realizar una cosmética a nuestros servicios: ampliar los horarios de atención; ofrecer un buen servicio de bar y cafetería; mantener actualizado el revistero; cuidar que lo que emiten nuestras pantallas sean imágenes que inciten a los clientes a consumir moda, entre muchas otras medidas imprescindibles.

Pero todo esto de nada va a servir si nosotros no nos actualizamos en técnica y en moda. Como tampoco servirá si no indagamos en nuestro cliente para crearle un look que sea coherente con su profesión, entorno social y sus tiempos.

Insisto, hoy el cliente masculino ya no es un sujeto de demandas monótonas en el salón. Pero lo que es inalterable a pesar del paso del tiempo y de las nuevas generaciones es que el cliente va a volver siempre al lugar donde es tratado como persona.

Tags : Anthony MascoloModalite