close

Yolanda Abertasturi

Con más de veinte años de trayectoria, esta estilista oriunda de Bilbao es una de las más reconocidas en su país. Prolífica en la creación de colecciones -lanza dos al año- sostiene que el corte es la clave para estructurar un buen look. Para ilustrar esta propuesta nos concede imágenes de su última colección de novias.

Parada entre Frank Provost y Alberto Cerdán, ella ya sabía que había ganado con sólo estar allí. El escenario fue el Casino de Madrid. Allí, la prestigiosa revista Vogue iba a elegir, según el criterio de un reconocido jurado, al estilista español del año. Y aunque no lo ganó en esa oportunidad sí consideró que “el estar nominada ya fue todo un lujo”. Lo dice con la genuina sencillez de quien trabaja día a día por una peluquería de calidad.
Autora de numerosas colecciones que temporada tras tempo-rada presenta tanto en París como en Madrid, Yolanda ya cuenta con una trayectoria de más de veinte años. Nacida en Bilbao, inauguró su primer salón el 1 de abril de 1993. “En la actualidad tengo tres”, dice con satisfacción, aunque reconoce que cuesta mantenerlos. “Afortunadamente lo estamos consi-guiendo porque nuestra clientela apuesta por la calidad. Puede ser que en lugar de venir cada semana lo haga cada quince días, pero quien acude a nuestros servicios lo hace buscando el trabajo bien hecho, con excelentes productos, porque al pelo también hay que cuidarlo, igual que lo hacemos con el cuerpo”, dice Yolanda Aberasturi.

¿Te consideras peluquera o estilista?
Las dos cosas. La peluquería no es solo cortar y peinar. Antes de empezar a trabajar con la clienta hay que analizarla, ver lo que le favorece… Y ése es un trabajo propio del estilista.
¿Cuál es su especialidad?
El corte, el recogido y el dominio del color. Hago hincapié en que el corte tiene que ser personalizado. Eso es esencial para marcar la diferencia en la imagen del cliente.
¿El corte es lo más importante?
Sí. El corte es el que manda. Con un buen corte el cliente puede ir tranquilo porque se podrá arreglar bien en casa y eso también es muy importante para ellos.
¿Cómo vive la peluquería este momento de crisis en la economía española?
Es difícil pero creo que la clave es mantenernos siempre en la oferta de calidad. Es decir, no competir con los precios sino en la excelencia del servicio. Esto es lo que yo hago en mis tres salones. Por supuesto que la crisis ha hecho que proliferen los centros llamados de low cost o bajo costo en los que, paradójicamente, muchos de sus promotores no son peluqueros, sino que contratan a chicas y chicos para ejercer el trabajo. Está claro que esa no puede ser la competencia de un peluquero profesional.
¿Cuáles son los elementos fundamentales para construir un buen look?
El pelo y los zapatos. Estos dos elementos marcan el estilo de una persona. Si el pelo no te acompaña, por muy bien arreglada que vayas, no lucirás bien.
¿Cómo es el nivel de la peluquería vasca?
Muy bueno. Cuando voy a Madrid siempre me dicen que se nos nota que somos del País Vasco. Aquí utilizamos más los colores, somos más imaginativos. Por ejemplo, en Madrid el 90% de las mujeres van peinadas igual a los actos sociales, con las melenas largas o cortas, pero con el mismo estilo. No son nada arriesgadas. Las vascas tenemos mucho gusto al elegir nuestro look; vamos muy bien peinadas.

¿Las nuevas generaciones también?
Especialmente las nuevas generaciones. Van impecables con sus melenas largas, con sus brillitos bien puestos. Las adolescentes y jovencitas van estupendamente peinadas de acuerdo a su edad.
¿Cuántas colecciones realiza al año?
Dos de tendencias de moda y cambios de imagen. En la filosofía de trabajo destacan tres objetivos que son  undamentales: belleza, comodidad y moda. Siempre bajo las influencias del estilo que predomina en el circuito de las pasarelas de moda: París, Nueva York, Londres, Barcelona y Madrid.
¿Le ha sido difícil que sus trabajos de moda sean publicados por muchas revistas, tanto técnicas como de público masivo?
Es la perseverancia la que nos ha llevado a la cumbre de la profesión: la gente a lo largo de los más de 20 años que llevamos luchando ha visto cómo trabajamos. Por eso desde hace años nos llaman para que participemos en los desfiles más importantes de moda que se hacen en Madrid, Barcelona y también en capitales europeas.
Eso ha posibilitado que por sus manos hayan pasado y pasen infinidad de artistas famosas. Sí. Además junto a mi equipo solemos encargarnos del estilismo de los Premios Goya y otros eventos sociales importantes que se dan en distintas capitales del Estado y también aquí en las galas del País Vasco. Y, sí hemos peinado a la mayoría de las actrices hoy famosas. Pero, aunque suene a clishé comercial de verdad que para mí todas mis clientas son iguales. Solo quiero verlas favorecidas, cómodas y a la moda. Este es mi leit motiv.

¿Qué le sugerirías a una chica o a un chico que quiere dedicarse a la peluquería profesional?
Que si es su vocación, no lo dude. Pero que tenga muy claro que para triunfar en la profesión de peluquería hay que trabajar muy, muy duro… No es un camino de rosas: solo alcanzarán la meta que se proponga si les apasiona lo que hace, lo digo por experiencia propia.