close

Dueño de una polifacética personalidad, este peluquero catalán es considerado el Dalí de la peluquería. Leyenda indiscutible, ha sido un entrañable amigo del artista y él mismo es un delicado y prolífico cultor de las bellas artes. En este trabajo, un repaso por su vida como peluquero, como artista y también, como empresario.

Esparraguera, como su nombre lo dice, es una localidad catalana conocida por la calidad de sus espárragos. Pero también lo es porque allí nació en 1936 un hombre que iba a ponerle su nombre y apellido a la peluquería española ante el mundo: Lluís Llongueras. Un nombre y apellido que hoy también ostenta una calle de este pequeño pueblo donde viven poco más de veinte mil personas.

Creativo y multifacético. Efusivo y talentoso, Llongueras es un artista completo además de ser considerado oficialmente como Leyenda Internacional de la Peluquería. Amigo entrañable de Salvador Dalí, domina desde pequeño el dibujo, la pintura, la escultura y la fotografía. Es, precisamente, el mundo de las bellas artes el que tiende un puente perfecto a la peluquería donde, como se sabe, logra crear un estilo personal y único con el cual hace escuela. Las bellas artes y, por cierto, Antón Llongueras, su padre modisto, lo sumergen aún más en ese mundo de la estética y el buen gusto.

Porque en su casa de infancia ya se respiraba moda. Hasta allí acudían a vestirse las mujeres más elegantes de Esparraguera y también de otras localidades cercanas. En una habitación de esa casa instaló su primer salón en 1958 junto a su hermano Enrique.

LA LEYENDA

Usted fue considerado como Leyenda Internacional de la Peluquería y prestigiosos medios lo califican como el mejor estilista vivo ¿por qué creé que ocurre eso?

Hoy trabajan en todas partes del planeta muchísimos peluqueros que crean estilo e iluminan a la peluquería con su innovación. Por eso fue realmente un orgullo que me concedieran esta distinción como Leyenda Internacional de la Peluquería. En especial porque fue la primera vez que se otorgó.

Por otro lado, es cierto que, si seguimos lo que publican prestigiosos medios como la revista alemana Clips, hoy puedo ser considerado el mejor estilista del mundo porque Alexandre y Vidal Sassoon, dos grandes amigos míos, ya fallecieron. Si ellos aún vivieran, algo que preferiría siempre, yo sería el último de esa terna.

¿De dónde creé que surge el prestigio de su marca?

Tiempo, trabajo y creación. He volcado en la peluquería todo el torrente creativo que me dan las bellas artes y, al mismo tiempo, he creado técnicas de trabajo y modalidades de atención a la mujer, mediante la aplicación de mis conocimientos de psicología.

He revolucionado a la peluquería y no temo en decirlo. Fui el primero en aplicar mechas, o en hacer permanentes con sólo seis bigudís, por ejemplo.

Y también los cortes programados…

Bueno. Creo que ésa es una de las bases de mi concepto. Como todos los profesionales saben, realizar un corte degradado mecha a mecha, al estilo inglés, puede insumir unos 45 minutos. Pero trabajar el corte por sectores completos reduce ese tiempo a los cinco o seis minutos. Y se llega exactamente al mismo resultado.

Y ya se sabe, hoy uno de los bienes más escasos es el tiempo así que con este ahorro tanto el profesional como la clienta están más que agradecidos.

Revista MODAlité Colombia

¿Es preferible que la mujer lleve el cabello corto?

Corto o largo siempre va a depender del cuidado y de la forma en que lo lleve. Llevar el cabello corto es todo un desafío para la mujer. Por eso se sugiere trabajar ese cabello con un estilo bien definido.

En cuanto a las melenas largas, creo que no es lo mismo llevar el cabello largo que, simplemente, dejárselo crecer. Y dejárselo crecer es llevar una melena larga, con raya al medio y dos mantas a los lados que caen sin ninguna gracia.

¿Se puede hablar de tendencia o moda en la peluquería contemporánea?

He comprobado a través del tiempo que, en realidad, las tendencias que funcionan son las que unen y respetan las necesidades y la realidad con la estética general que marca el momento. La moda hace años que no domina al individuo y, desde hace tiempo, los peinados que hacemos en Llongueras se personalizan, respetando la individualidad, sin trabas, ni tendencias dominantes.

Hoy, se puede comprobar en cualquier ciudad del mundo. Todo el mundo va como le da la gana. Se ve en las calles una antipeluquería total. La moda ha muerto.

Revista MODAlité Colombia

EL DALÍ DE LA PELUQUERÍA

Sonríe cuando le recuerdan que ya es famoso por ser consi-derado el Dalí de la peluquería. Y acepta con orgullo la referen-cia. Y es que Llongueras, él mismo un artista integral, trabó con Salvador Dalí una amistad que duró hasta que el genio del surrealismo falleciera en 1989. Su relación fue mucho más que el vínculo entre el peluquero personal y el artista. Al punto que de la inspiración de ambos surgió la peluca más grande del mundo, según consta en el Libro Guiness de los récords y que está expuesta como cortina de la habitación de Mae West en el Museo Dalí. Y no sólo eso, sino que recientemente publicó “Todo Dalí”, una de las biografías más completas del artista catalán.

¿Cómo fue su relación con Dalí?

Todo empezó cuando inauguré el salón de la calle Pau Casals, el 24 de Septiembre de 1961. Dalí, aceptó mi invitación. A mí su obra me fascinó desde siempre y su presencia allí fue un honor. Lástima que mis nervios y un poco la falta de madurez hizo que rechazara algo que me pidió y que podría haber sido una marca para toda la vida.

¿Cuál fue ese pedido?

Un martillo. Le pregunté para qué lo quería y me dijo, sencilla-mente que lo quería para romper uno de los espejos de la vidriera. Y yo me negué rotundamente porque aún no lo había pagado. Me arrepiento hasta el día de hoy.

Imagino que habrá mil anécdotas con una personalidad tan rica como la de Dalí…

Por supuesto. Era una personalidad avasallante, con muchísima energía. Recuerdo que muchísimas veces se presentaba en el Salón de Pau Casals, apenas entreabría la puerta y desde la calle pedía a la recepcionista que me llamase. Cuando me acercaba me obligaba a interrumpir el trabajo que estaba realizando sólo para que lo acompañara a dar unas vueltas alrededor de la Catedral y así contarme sus ocurrencias.

¿Cómo fue su último encuentro?

Triste. Desolador. Él ya no veía a nadie. Yo lo encontré sentado en un sillón frente a una ventana que no daba a ninguna parte. Tenía la piel blanquecina, sin vida, la mirada perdida, el cabello larguísimo con las puntas amarillas y sólo susurraba al oído monosílabos indescifrables. No pude estar más que 25 minutos durante los cuales aproveché para limpiar el color amarillento y descuidado de las puntas de sus cabellos. Recuerdo sí que cuando me vio sacar las tijeras del bolsillo, gritó la única palabra entendible de toda la conversación: “Llarg”… es decir, largo…

CLAVES del negocio LLongueras

Calidad, innovación y vanguardia son las claves que cita Lluís Llongueras para fundamentar la solidez de su marca. Una marca que se ha desarrollado sin prisa pero sin pausa y que hoy tiene presencia en doce países.

Lluís Llongueras se inició como empresario con apenas 20 años de edad. “En ese momento ya tenía la idea de un proyecto que se materializó en un informe y un estudio económico exhaustivo que presenté al Banco Hispano Americano y al Banco Bilbao, quienes me concedieron un crédito de 300.000 pesetas y dieron así luz verde a la apertura de mi primer salón en 1958”.

Un salón que creció tanto por el trabajo realizado entre sus cuatro paredes como también por las visitas a domicilio que hizo el propio Llongueras durante un año y medio con el fin de crear una cartera de clientes.

Desde aquel pasado hasta este presente la firma se ha consolidado en España y se ha proyectado en forma internacional hasta ser considerada hoy como una de los referentes ineludibles a la hora de hablar de franquicias. Un éxito sustentado en el mix entre calidad de atención y técnicas de excelencia. Según Llongueras, para obtener estos valores hay que enfocarse en la organización y en la formación de los colaboradores.

“Es por este motivo que no damos nuestro nombre a cualquier proyecto, a pesar de que recibimos un gran número de propuestas de posibles franquiciados”, afirma Llongueras.

Por otro lado, el apoyo del grupo para sus centros franquiciados es constante. De esta forma, “la firma consigue mantenerse fiel a su filosofía, basada en nuestro Método Llongueras que es un sistema de atención personalizado que requiere, por un lado, entender las necesidades del cliente y, por otro, la capacidad de generarle confianza para que el público acepte la opinión del profesional que lo atiende”, dice.

El sistema de franquiciado de Llongueras se originó en 1986. Hoy, el perfil que requieren para aceptar una propuesta de franquicia es que, además de conocer a fondo el Método Llongueras, el profesional cuente con, al menos, diez años de trayectoria en el mercado.

Además, el potencial franquiciado ha de disponer de un equipo de trabajo válido y dispuesto a prepararse profesionalmente en las técnicas y conceptos más vanguardistas. En definitiva, como señala el propio peluquero catalán, “ha de aspirar a convertirse en una figura”.

Revista MODAlité Colombia

Según pasan LAS DÉCADAS

Los ‘60. Llongueras diseña y realiza pelucas con cabello natural que causan furor entre modelos, actrices y aristócratas. Sus postizos plumados marcan un punto creativo para dar comienzo a los cortes de cabello irregulares y la informalidad de los peinados.

Los ‘70. Abre Nova Gent, el único salón unisex español. También se convierte en el primer peluquero español que abre salón en París un año después.
Surge uno de sus aportes más distintivos a la técnica: los cortes programados que pueden realizarse en 5 minutos frente a la tradicional técnica inglesa del “mecha a mecha” que requiere de 30 a 45 minutos.

Aparece la primera edición de los cuatro tomos del Método Llongueras, crea la permanente rápida con siete bigudíes, diseña el primer difusor para el secado rápido de rizos e instala su concepto de “efectos de color” en aplicaciones irregulares a peine.

Los ‘80. Abre salones en Buenos Aires, Tokio, Lisboa, Ginebra, Andorra y Nueva York, entre otras ciudades.
Crea un nuevo tipo de permanente y un amplio sistema para tratar los cabellos ondulados y rizados.
Continúa el desarrollo de sus cortes programados y efectos de color e inicia la época de peinados informales con su primera técnica de “secado a dedos”.

Los ‘90. Inaugura la cadena de peluquerías Image instaladas en los grandes centros comerciales. Crea el primer salón de autoservicio, donde los clientes pueden lavarse el pelo o auto maquillarse ellos mismos y los salones con servicio nocturno.

Los ‘00. Abre Fashion By, un local en donde, además de las prestaciones básicas de peluquería, se añaden sugerentes ideas como el tatuaje o el piercing.”La idea es seducir a un público joven que se resiste a visitar las peluquerías convencionales, pero que, al mismo tiempo se muestra muy interesado en experimentar y jugar con su imagen”.

Revista MODAlité Colombia
Lluis-Llongueras_6
Lluis-Llongueras_7
Tags : EspañolModaPeluqueriaPeluquero